Los grandes objetivos por los pequeños gestos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, patrocinado por la ONU han sido una ardua tarea, no exenta de tensiones políticas y adornada con numerosas controversias, de orden políticos pero con trasfondo económico. Las grandes potencias, casualmente los mayores depredadores de recursos ambientales, han jugado sus notables bazas para ser cicateros en los avances que los países menos poderosos han reclamado desde hace mucho tiempo. presionados unos y otros por una opinión pública cada vez más organizada y más vehemente en sus demandas de racionalización y comportamiento ecológico.


En gran parte del primer mundo, un tema éste de la ecología que ha suscitado numerosos debates. Se ha querido, también eso este tema tan trascendente para el futuro de nuestros hijos, apelar a los sentimientos, a la fibra, a la gesticulación de una adolescente menuda y fanatizada, para arrastras tras ella a millones de personas que se han identificado con su mensaje de “no hay tiempo”, “nuestra casa está ardiendo” o “Me están matando vuestras decisiones (o la falta de ellas…). Acción-reacción, las grandes economías han gesticulado para calmar a su opinión pública y/o publicada y han establecidos todo tipo de planes, sendas, caminos, proyecciones o objetivos a largo plazo, sin dotarlos de medidas coercitivas reales y aplicables, sin dotarlos de contingentes económicos y sin dotarlos, esto es lo más preocupante, de una traslación al mundo real.

Las grandes políticas, pasan, en este tema como en tantos otros, por los pequeños gestos. Separar cada vez mejor nuestros desechos. Implementar medidas para mejorar el transporte público y reducir la emisión de gases de nuestros vehículos privados. Tener políticas de reciclaje claras, cuantificadas, escaladles y concretas. Priorizar materiales que no agredan al medio ambiente. Racionalizar el consumo, la explotación de los recursos naturales y globalizar los beneficios de esas políticas.

Mucho por hacer.

Poco por esperar de esta generación de políticos que, también en este tema, nos están fallando.